jueves, 29 de noviembre de 2012

Curvas de la Vida (Trouble with the Curve)

Año: 2012.
Género: Drama.
País: Estados Unidos.
Duración: 111 minutos.
Dirección: Robert Lorenz.
Intérpretes: Clint Eastwood, Amy Adams, Justin Timberlake, John Goodman, Robert Patrick.

"Gus Lobel ha sido uno de los mejores cazatalentos del béisbol por décadas, pero a pesar de sus esfuerzos por ocultarlo, la edad empieza a notársele. Sin embargo, Gus se rehúsa a ser eliminado por lo que parecen ser sus entradas finales en su carrera. Parece que él no tiene opción. La oficina directiva de los Bravos de Atlanta empieza a cuestionar su juicio, especialmente sobre el más grande fenómeno de bateo en el país. La única persona que puede ayudarle es a quien no le diría, su hija Mickey , quien es socia de una poderosa firma de abogados cuyo empuje y ambición la han puesto en carrera rápida para hacerse socia principal. 

Mickey nunca tuvo una relación estrecha con su padre, quien no estaba preparado para ser padre soltero luego de la muerte de su padre. Incluso ahora, en los pocos momentos que comparten, se distrae fácilmente, por lo que Mickey asume que es su gran amor: el béisbol. Sabiendo que es un error y pese a las objeciones de Gus, Mickey lo acompaña en su último viaje como cazatalentos, arriesgando su propia carrera para salvar la de él. Obligados a pasar tiempo juntos por primera vez en años, hace que cada uno descubra cosas, revelando grandes verdades sobre su pasado y presente que podrían cambiar su perspectiva a futuro."

Trouble with the Curve representa la primera vez en diecinueve años que Clint Eastwood actúa en una película que no está bajo su total dirección; aunque la produce a través de su productora Malpaso, Eastwood actúa bajo la dirección de uno de sus protegidos, Robert Lorenz, quien ha sido su asistente y productor durante años y acá se lanza a las tareas directoriales entregando un film de corte más ligero y sentimental que no es usual en las películas de esta leyenda de Hollywood.

Transcurriendo plenamente en el ámbito americanodel baseball pero en una base más cotidiana que la hipertécnica de Moneyball, Trouble with the Curve nos cuenta la historia de Gus Lobel, eterno cascarrabias al que finalmente la edad lo está alcanzando. En la escena inicial (tras el extraño galope de un caballo negro en la oscuridad que tiene su significado eventualmente) vemos como Gus lucha por orinar en un momento melodramático que marcará el tono de esta propuesta. Ese no será su único problema, ya que su inigualable visión de águila para encontrar jóvenes promesas del deporte ya no es lo que era, y su decisión es crucial para contratar a los nuevos talentos de la temporada. El contraste entre el gruñon y orgulloso Gus se encuentra en su hija Mickey, una no tan cándida abogada que está a pasos de llegar a su sueño y elige no obstante ayudar a su padre y reconstruir la turbulenta situación que los une. De yapa, tenemos a Justin Timberlake componiendo una trifecta actoral que se las trae.

Y aquí viene el principal problema con la curva (ejem) de la película: no hay sorpresa alguna de como terminará la película, ni siquiera un giro a mitad de camino que haga reconsiderar al espectador cierto aspecto de tal o cual personaje. Para aquel espectador avezado que sepa identificar las enormes pistas que deja el guión de otro novato, Randy Brown, se sabrá entonces que durante el primer cuarto de hora las fichas están preparadas para ese final que todos esperamos. Sabemos que Eastwood está imponente y, como los buenos vinos, añeja soberbiamente con los años, y la química que comparte con la hermosa y talentosa Amy Adams es para los libros, pero dichos puntos fuertes son los que salvan a la película de caer en el olvido absboluto con sus tantos clichés de relación conflictiva padre-hija, la familia versus el trabajo, lo viejo versus lo nuevo, y ls lista sigue.

Al final, Trouble with the Curve es bastante predecible, y difícilmente el tipo de película que te crea una revelación en la sala del cine, pero su manera de entretener - en una manera agradable y humilde - es ciertamente de buen ver, incluso para los fanáticos de Clint.

Calificación: B