lunes, 31 de diciembre de 2012

Lucksaw's 2012 Top Ten

 Pasó el 21 de Diciembre de 2012 y sobrevivimos al tan mentado apocalipsis maya, con lo cual llega a su uno de los años más movidos que hemos tenido en materia de cine, en mi caso en particular desde que me convertí en crítico de cine a medio tiempo lo que me dio la chance de descubrir muchas películas que de otra forma hubiese dejado pasar de largo o terminarían en mi lista de estrenos perdidos entre Enero y Marzo en Argentina, que podrían bien formar parte de este ranking tan particular.

 Me veo en la penosa tarea de anunciar que grandes films con potencial como Zero Dark Thirty, Life of Pi, Silver Linings Playbook, Flight, The Sessions, Django Unchained, The Impossible y Les Misérables entran en el vacío de las disitribuidoras que esperan a la temporada de nominaciones al Oscar para lanzar toda su artillería pesada en las salas. Sin más preámbulos, comenzemos entonces con el conteo:

 Bonus Track/ DVD - Compliance: Uno de los tragos más amargos del 2012.  Compliance se basa en un hecho demasiado real y penoso que sucedió en varias cadenas de comidas rápidas en Estados Unidos y cuenta una poderosa y perturbadora historia acerca de la moralidad y el comportamiento humano frente a una situación tensa en la que, pensamos, estamos haciendo lo correcto. La obediencia (tal es el título traducido) es un arma de doble filo, y Compliance así lo demuestra, cimentada por una poderosa actuación por parte de Ann Dowd.

 Número 10 - Dredd: Una de las sorpresas del año; ni en un millón de años hubiese esperado que una remake de un flojo film de Sylvester Stallone sería una de las propuestas de acción y ciencia ficción más adoradas por la crítica y tan sobrevista por el publico en general, a tal punto de causarle una muerte súbita en la taquilla mundial. El guionista Alex Garland (firmó las delicias de 28 Days Later y Sunshine) junto a Pete Travis (la floja Vantage Point) ofrecieron una aventura pura y dura en donde no escasean los tiros y la sangre, además de una dupla vengadora como Karl Urban como el implacable Dredd y la querible Olivia Thirlby como la novata Anderson que prometen secuelas. Sólo espero que algún día lleguen, mientras tanto, vale la pena revivirla un par de veces...

Número 9 - Prometheus: Si, así es. Puede que Prometheus haya generado mucha repercusión antes de su estreno y después, cuando las cantidades ingentes de fanáticos y no tan fanáticos quedaron helados al encontrar un producto técnicamente impecable pero carente de una historia sólida y coherente, pero en mi experiencia personal disfruté de una de las película de ciencia ficción más interesantes de los últimos años, que plantea serias ideas sobre si estamos realmente solos en este Universo, y más aún temas acuciantes como la religión y si decendemos de una raza superior  a nosotros en todo sentido. Lamentablemente, el misterio se pierde debido a ciertas licencias que se toma el guión para hacer al viaje más peligroso, pero la dirección de Ridley Scott sigue tan firme como si fuera ayer que dirigió Alien, y se vale de un elenco de jóvenes estrellas de la talla de Noomi Rapace, Michael Fassbender y Charlize Theron para liderar el peligroso viaje mas allá de las estrellas. Prometheus ha dejado más preguntas que respuestas, pero espero con ansias una continuación para resolver los misterios y cerrarle la boca a los detractores.

Número 8 - The Avengers: Años de gestación y preparación nos condujeron a uno de los espectáculos pirotécnicos más estrepitosos del 2012, una película que marcaría un antes y un después en la historia de cualquier superhéroe de Marvel que se precie. Claramente, The Avengers no podía faltar en este conteo tan pochoclero, que supo condensar en menos de dos horas un grupo variopinto de héroes frente a una amenaza no tan imponente como se la pensaba, pero con una fuerza que puso a prueba a Iron Man, el Capitán América, Hulk, Thor, la Viuda Negra y Hawkeye. Acción sin descanso, personajes con química, un guión no escaso en bromas y un descontrolado acto final hacen que la espera hasta The Avengers 2 sea insufrible. Brutal, brutal, brutal.


 Número 7 - Sound of My Voice: Tras el gran golpe a los cultos que tuvimos en 2011 con Martha Marcy May Marlene, es hora de que la estrella en ascenso Brit Marling golpee de nuevo con su guión y protagónico en Sound of My Voice, una prueba fehaciente de que con un presupuesto ínfimo y una idea enraizada en la mente se puede lograr un cóctel que te deja pensando incluso cuando llega a su escena final, de una delicia e ironía terribles. Coqueteando peligrosamente con la ciencia ficción, la historia explora un sinfín de posibilidades y pregunta ¿hasta qué punto estamos dispuestos a creer? La respuesta es demasiado provocadora como para revelarla gratuitamente. Cine indie en su expresión más pura (y satisfactoria)


 Número 6 - The Cabin in the Woods: La historia de The Cabin in the Woods es más inaudita que su calidad final: tras ser filmada y postergado su estreno desde 2008 hasta Abril de este año, finalmente uno de los filmes de horror por excelencia de los últimos años vio la luz ¡y de qué manera! Escrita a pulso por Joss Whedon (imparable este año junto con la direccion de The Avengers) con su amigo Drew Goddard (si, el de mi adorada Cloverfield), el dúo logró lo impensado al poner patas para arriba todas las convenciones del género de horror y reformularlas en una película totalmente metareferencial, que va contra todo canon habido y por haber y se permite jugar con sus personajes, sus locaciones, sus criaturas y todo lo que se pueda imaginar uno. Desde Scream que no se ve una deconstrucción al terror, y faltaban manos hábiles para la tarea.
 No es fácil acercarse a The Cabin in the Woods, y menos que menos seguirle el juego tan macabro y divertido que propone; en su momento me costó horrores encontrarle la vuelta de tuerca en mi cabeza, pero una vez que The Cabin in the Woods te permite entrar en su mundo, es difícil salir del mismo con una opinión imparcial.

Número 5 - Argo: Ben Affleck es mi nueva religión. Antes no daba un peso con su fluctuante carrera actoral, pero como director es harina de otro costal. Con Argo arremete con una historia que parece ficticia, pero no lo es, y entrelaza los esfuerzos de la CIA para extraer a ciertos refugiados diplomáticos de Irán mediante la filmación de una película de ciencia ficción que nunca será terminada. La idea es demasiado descabellada para funcionar, y la gracia de Argo reside en vivir la acuciante situación de los refugiados mientras la violencia en las calles encrudece y el tiempo se agota. Dura, excitante y muchas veces con un toque de humor bastante negro, la tercera película de Affleck lo posiciona como una voz a tener en cuenta, sobre todo tras ver la majestuosa escena en el aereopuerto que eriza todos los pelos del cuerpo.

 Número 4 - Wreck-It Ralph: Agradezco enormemente haber tenido la oportunidad de ver a Ralph en acción antes de que comience el 2013, porque Wreck-It Ralph hubiese perdido la chance de haber escalado tan alto en este ranking; lisa y llanamente, Ralph es una de las películas infantiles mejor realizadas que he visto en años, no sólo a nivel técnico (que es impecable) sino por su historia, que tiene más de moraleja incluída y mensajes que realmente llegan a través de la pantalla. Y no se queda ahí, sino que la historia es un golpe nostálgico para los grandes que vivieron en arcades durante toda su niñez, pero también es un excelente aperitivo para las nuevas generaciones, además de tener varios giros en el guión que uno no se espera en una película de animación infantil. Ni hablar de las voces originales, que aciertan de lleno en la psiquis de cada personaje: coom olvidar la voz dle bonachón Ralph de John C. Reilly, o la molestamente contagiosa actitud de Vanellope de Sarah Silverman, y la infaltable comandante Calhoun de la despiadada Jane Lynch. Inteligente, ingeniosa, colorida, son algunos de los calificativos que se merece la mejor película de animación y aventuras del año.

Número 3 - The Dark Knight Rises: el cierre de la trilogía de Batman no estuvo exento de la alabanza en primera instancia y las dudas en los subsiguientes visionados, pero si algo no se puede negar es el talento de Christopher Nolan como narrador; el asedio a Ciudad Gótica y la posterior resurrección del Batman caído en una elegida desgracia en The Dark Knight son dos películas combinadas, por un lado una de acción combativa y por el otro una clase maestra de suspenso, en el que cada pieza cae en cuentagotas hasta las revelaciones pertinentes. Un elenco de primera ofrece su ¿última? interpretación, entre las cuales destacan el rocambolesco Bane de Tom Hardy o la belleza aguerrida y sugerente de la Catwoman de una inspirada Anne Hathaway, sin olvidarnos nunca del raspoco Bruce Wayne de Christian Bale o los ya antológicos Michael Caine y Morgan Freeman. The Dark Knight Rises es un potente film de superhéroes que explora la propia humanidad de los mismos, a un nivel no tan afilado como su redonda predecesora, pero de una manera más que necesaria para darle el gran broche de oro a una trilogía que vivirá por siempre.

Número 2 - Safety Not Guaranteed: A último momento decidí darle un enroque a los dos primeros puestos de este ranking, pero no por una decisión en particular (las dos películas me llegaron emotivamente de uan forma u otra) sino porque Safety Not Guaranteed nunca quiso ser una número uno, y gracias a esa falta de pretensiones es que ha llegado tan alto en este conteo.
 Dicha modestia que recubre a Safety es lo que logra que haya calado tan hondo en tan sólo una pasada; no sé si habrá sido por la sencillez de su argumento, o por las magníficas inerpretaciones de Aubrey Plaza (¡mi chica ya está para las grandes ligas!)o mi gran descubrimiento de Mark Duplass, quizás haya sido por su descabellada historia principal y la nostálgica historia secundaria del personaje de Jake Johnson, pero sé que definitivamente es el final lleno de optimismo que hizo disparar mis alarmas a todo volumen y no haya podido sacarme a la película de la cabeza por una semana. Me emociono mucho cuando una película de la cual no esperaba nada me llegue tan fuerte y tan cerca tanto a mi cabeza como a mi corazón, y es por eso que Safety Not Guaranteed está tan arraigada en mí.

 Número 1 - The Perks of Being a Wallflower: la indiscutible, el batacazo, el gol de media cancha del 2012. El escritor Steven Chbosky se cargó al hombro la tarea de adaptrar su propia novela y el resultado fue The Perks of Being a Wallflower, otra visión más sobre el duro camino de crecer en tiempos de secundaria. Pero lo que a primera vista parece otra películas de escuelas termina mezclándose con el viejo espíritu de John Hughes y forma un nuevo Breakfast Club del siglo XXI, en donde el trío formidable de Logan Lerman, Emma Watson (imposible no enamorarse de ella) y Ezra Miller empujan hacia adelante a través de amores no correspondidos, fragilidades mentales y problemas familiares. ¿Lo mejor de todo? Nunca se puede fijar una fecha exacta sobre cuándo transcurre la acción, lo cual hace a la trama tan universal, generalista y, sobre todo, personal. Amistad, amor, dolor, todo se entrecruza para formar una amalgama de comedia y drama que se situa entre lo imprescindible del año y lo mejor que he visto en este período de tiempo.

 2012 fue un año hermoso para mí, y todavía no puedo creer la cantidad de películas (excelentes, buenas y deplorables) que tuve el placer o desgracia de ver. Esperemos que el 2013 embista con la misma fuerza que este año que se nos va; por lo que pude ver, tendremos un año cargado de ciencia ficción, así que ¡bienvenido sea!

 ¡Nos leemos en el próximo año y hasta el próximo Top Ten!