jueves, 14 de noviembre de 2013

El abogado del crimen (The Counselor)

Año: 2013.
Género: Thriller - Drama.
País: Estados Unidos - Reino Unido.
Duración:117 minutos.
Dirección:Ridley Scott.
Intérpretes: Michael Fassbender, Penélope Cruz, Cameron Diaz, Javier Bardem, Brad Pitt, Rosie Perez, Natalie Dormer, Édgar Ramírez, Bruno Ganz, Rubén Blades, Goran Višnjić.

"Un abogado que atraviesa problemas económico se mete en el mundo del narcotráfico cuando acepta actuar como escolta de un cargamento de droga que proviene de la frontera mexicana a los Estados Unidos."

Ni bien termina una película, la situación que normalmente se presenta en una sala de cine es darse vuelta y comentar en una palabra lo que se acaba de ver al compañero de turno. Cuando la escena final de The Counselor llega a su fin y los títulos comienzan, esa palabra, ese excelente ó el malísima tarda en salir, si es que alguna vez sale. Virtualmente inclasificable, el nuevo film de Ridley Scott es un grotesco de situaciones y personajes inexplicables que significa un salto al vacío - para bien o para mal - dentro de la filmografía actual mainstream Hollywoodense. Si hay algo que no se ve seguido, eso es una película experimental con un elenco y guionista de lujo, y eso es lo que representa al final del día The Counselor.

En su primer guión cinematográfico, el escritor Cormac McCarthy demuestra que todavía tiene esa chispa que lo hizo tan reconocido, con una historia sobr eel crimen organizado y las causas y consecuencias de la avaricia, que no escasea en diálogos profundos a veces y hasta estrafalarios en otras. Nada es lo que parece en el mundo McCarthiano, no todo el lineal ni todo está dicho u hecho, y debe ser por eso que la trama resulta difícil a veces de seguir, amén de la calidad de un guión que, como la misma película, tiene momentos que pueden ser considerados piezas invaluables e inolvidables dentro de la memoria cinéfila ó meramente flashes de provocación por el simple hecho de provocar.

The Counselor no es una película de fácil digestión. No es soporífera, pero tampoco es un blockbuster veraniego. No es una película de la saga Saw, pero contiene escenas de violencia explícita, detalle que nadie se imaginaría en un film con los nombres del tamaño de Michael Fassbender, Cameron Diaz o Brad Pitt. No es Shame, pero las conversaciones de índole sexual y las escenas de sexo extremadamente sugerentes tienen lugar durante la mayor parte de la trama. El problema no radica en la trama, sino en como se comportan sus personajes. Los diálogos construídos por McCarthy son antinaturales, netamente expresivos y poco creíbles, rellenos de alegorías y metáforas, y eso se traduce en pantalla, en las personificaciones del elenco.

Dejando de lado las correctas caracterizaciones de Penélope Cruz y Brad Pitt, sorprenden el costado seguro de - recordemos que ganó un Oscar por el escalofriante villano en No Countryo for Old Men, basada en la novela de McCarthy - y la apabullante belleza exótica que compone Diaz con su desalmada y calculadora Malkina, que nunca se clarifica, pero en el guión original era de nacionalidad argentina. Malkina es el personaje mas caricaturesco y explosivo de la película, y genera un contraste interesante entre el declive moral y físico que presenta el Abogado de Fassbender. Ambos cargan la película de diferente manera, Diaz con su conducta pasivo-agresiva, dejandose llevar incluso en las escenas más ridículamente increíbles - la escena del auto, para los anales del cine - y Fassbender con su convincente aplomo y expresividad.

Es extraño ver como la calidad de Scott y su director de fotografía Dariusz Wolski logran sacarle jugo a las diferentes locaciones internacionales en las que se juega el juego criminal, y como esa calidad fílmica se ve enredada por una colección de muchas buenas ideas que no terminan de conectar del todo. Sin lugar a dudas, su calidad fluctuante le permite volar alto y desplomarse completamente, le permiten ser algo que cuando es bueno, es genial, y cuando es malo, un fracaso absoluto, pero es imposible quedarse a medio camino. La sensación que deja al bajarse la cortina es muy palpable, un final frío y manipulador, tan gélido como el personaje de Malkina. The Counselor es la película más extraña de la temporada. Buena suerte con ella.

Calificación: C+