martes, 27 de enero de 2015

Búsqueda Implacable 3 (Taken 3)

  Conocida también como 'V3nganza'

Año: 2014.
Género: Acción - Thriller.
País: Francia.
Duración: 109 minutos.
Dirección: Olivier Megaton.
Intérpretes: Liam Neeson,Forest Whitaker, Maggie Grace, Famke Janssen, Dougray Scott, Sam Spruell, Leland Orser, Jon Gries, David Warshofsky.


"El ex agente del gobierno Bryan Mills ve su vida destruida cuando es falsamente acusado de un asesinato que lo golpea de cerca. Mientras es perseguido por un investigador, usará sus conocidas habilidades para atrapar al verdadero asesino y ejecutar justicia, como sólo él sabe hacerlo."

No hay nada más decepcionante que arruinar una buena premisa. Si la fabulosa Taken nos presentó a un fantástico héroe en la piel de Liam Neeson, Taken 2 se encargó de enturbiar el ambiente con una - casi - innecesaria secuela. Fue entretenida, sí, pero más allá de una trama tirada de los pelos y un par de buenas escenas de acción, no aportó nada nuevo. Y acá llegamos al ¿final del camino? con Taken 3, donde nadie es secuestrado, el título original queda obsoleto, y la franquicia cae en un boquete estrepitoso del que dudo, pueda escapar.


Es casi irresponsable la idea que se les ocurrió a Luc Besson y a Robert Mark Kamen para traer de vuelta a Bryan Mills al ruedo. Normalmente, en una película de acción lo que menos atención ocupa en el espectador es el guión, pero cuando la historia no tiene sentido alguno prácticamente es difícil engancharse en la trama y disfrutar de la acción. Tras una muerte bastante cercana y un claro intento de culparlo por un crimen que no cometió, el experto militar retirado que interpreta Neeson debe emprender un escape a través de la ciudad de Los Ángeles para limpiar su nombre.

 El caso es que el disparador de la trama no es lo suficientemente excitante para creernos una nueva aventura de nuestro héroe veterano preferido, si hasta se nota el paso del tiempo en Neeson, que resopla con cada salto y corrida que tiene que hacer. El tiempo es tirano, y da un poco de pena las acrobacias que Besson y Kamen lo obligan a interpretar. Menos excitante es el lado villano de turno, quien se presenta en una escena antes de los títulos y no vuelven a aparecer hasta pasada la hora de metraje. Normalmente, uno puede perdonar la desinformación y la confusión si al menos la gran revelación fuese impresionante o al menos interesante, pero no, todo es tan vápido que ni siquiera el poderío en pantalla de Neeson logra subsanar un guión carente de emoción. Habrá algún que otro personaje agregado para volver las cosas más interesantes, como el detective de Forest Whitaker, pero por mucho actor de talento que se agregue a la historia eso no se transmite en un guión orgánico y cohesivo.

Y si uno logra sobrevivir a la vacía trama, queda la dirección de Olivier Megaton, protegido particular de Besson, que entrega su más ininspirado trabajo hasta el momento. Taken 3 tiene sólidos momentos de acción y percecución a toda velocidad... en papel. Una vez transmitidos a la pantalla, la velocidad a la que ocurre todo es tan acelerada que no se puede disfrutar ni un segundo de lo que ocurre en pantalla. Megaton confunde una edición acelerada por frenetismo, pero el tiro le sale por la culata y el trabajo parece hecho por un novato, y no transmite adrenalina, sino confusión en demasía.

Hay que tenerle mucho amor a Liam para poder sobrevivir a Taken 3. Sencillamente la peor entrega de la saga, espero que éste sea el clavo final para un franquicia que ha pasado su fecha de expiración.

Calificación: C