miércoles, 7 de septiembre de 2011

Secuestrados

Año: 2010.
Género: Suspenso.
País: España.
Duración: 81 minutos.
Dirección: Miguel Ángel Vivas.
Intérpretes:Fernando Cayo, Manuela Vellés, Ana Wagener, Dritan Biba, Guillermo Barrientos, Martijn Kuiper, Xoel Yáñez.

"Jaime, Marta y su hija Isabel, una familia acomodada, está realizando una mudanza a su nueva urbanización en las afueras. Llegada la noche, unos delincuentes irrumpen violentamente en la vivienda. Su objetivo: conseguir el máximo de dinero posible a lo largo de la noche. Pronto comienza el pánico y el terror se apodera de ellos."

Siguiendo la línea de películas de suspenso tipo home invasion como lo fueron los Funny Games (lean la reseña de la remake americana aquí) del sueco Michael Haneke y, aunque menos estrepitosa que The Strangers (reseña aquí), la española Secuestrados apuesta por adaptar una historia bastante cotidiana en los días que corren con muy pocos elementos en su haber narrativo, destacándose más que nada por su apartado técnico antes que por la historia, un novelete que ya hemos visto antes y que no aporta mucho con respecto a su trama.

La familia típica de clase alta se esta mudando a su nuevo caserón suburbano, que está convenientemente alejado de todo; en medio de la mudanza podemos ver a la madre preocupona, a la hija adolescente en pleno estalle hormonal, y al padre al que no le importa mucho el cara a cara de su mujer y su única hija. Antes de que los primeros veinte minutos pasen, el trío de forajidos entrará con suma violencia al despampanante caserón para hacer de las suyas.

A partir de ese punto, no es mucho más lo que sucede en cuanto a innovación; los ladrones no buscan otra cosa más que plata, y el procedimiento que siguen a rajatabla no es diferente a nada: el padre irá con el jefe del grupo a recorrer los cajeros automáticos cercanos,mientras que la madre e hija se quedan en casa haciendo frente al miembro rudo del grupo y al jovencito con remordimientos. Los abusos y la violencia no tardarán en hacerse evidentes, y si bien la película intenta alejarse un poco de la saña de la porno-tortura, en cierto momento cae rendida a sus pies en EL momentazo de la película, junto con el asfixiante inicio y el terriblemente desgarrador final.
 
Con apenas 80 minutos de metraje, hay veces que el carretel de ideas se les acaba fácilmente y recurren a los viejos clichés, como el amigo que viene a visitar a la hija, el policía que escuchó los gritos, etc, que si bien están bien conformados, se sienten como excusa para aumentar las muertes. Otro detalle que se siente muy forzado y, si uno se pone a pensar, estúpido, es en los momentos que tienen los cautivos para escapar y por estupidez no logran hacer ni UN movimiento; la cantidad de estas excusas es lo que tira tanto abajo a la peli.

En donde Secuestrados realmente destaca por sobre otras propuestas es en su dirección. Realizada a partir de 12 planos secuencia (esto lo tuve que googlear, aunque durante la película uno se puede dar cuenta de que las escenas son terriblemente largas) brutales, Miguel Ángel Vivas te introduce en este drama familiar como si fueras un personaje más, y no suelta hasta el final. Sí se deja caer un poco en ese corte de planos casi llegados al final, en donde la acción se divide entre lo que pasa en la casa y fuera de ella, y se torna un poco difícil elegir qué escenario seguir.

 Junto con los monumentales planos del director se encuentra el elenco, que se manejan muy pero muy bien durante gran parte del metraje, en especial la madre y el padre, que no bajan un cambio ni un segundo. La sorpresa recae en la hija, la jovencita Manuela Vellés, que tiene las escenas mas fuertes y polémicas de la película, en las cuales se maneja muy bien, pero en otras partes en las que sus nervios están de punta y no hace nada más que balbucear uno quiere que los ladrones le peguen un tiro y acaben con su tormento. Los tres secuestradores estan bastante correctos, y el peor eslabón es el amiguito de Isa, a quién no le enseñaron actuar, se ve.

Por mucha maestría que demuestre su director, Secuestrados es un calco repetido de muchas historias que siempre siguen la misma línea; tratando de huírle a los clichés más básicos del género, lo único que hace la película es recaer una y otra vez en ellos. Si quieren ver una propuesta de secuestros extorsivos realista, ésta es su película. Si no, pasen de largo.


Calificación:B-