viernes, 30 de diciembre de 2011

Lucksaw's 2011 Top Ten

 Otro año más y no puedo creer que este año haya terminado tan rápido. El 2011 fue un goce visual con secuelas a diestra y siniestra y las siempre bien recibidas joyitas inesperadas, hubo más sorpresas que decepciones, incluso entre los tanques Hollywoodenses que llenaron las pantallas de los cines.

 Nuevamente, estoy en la incómoda y triste posición de decir que debido a os tejes y manejes de las distribuidoras me he quedado sin verme películas como The Girl with the Dragon Tattoo, Mission: Impossible - Ghost Protocol, War Horse, Hugo o las que más destilan Oscars en su trama, como Shame, The Iron Lady, We Need to Talk About Kevin o Young Adult, películas que algunas entraban directamente en este conteo u otras que tenían todas las chances de poder entrar. Con el tiempo podré verlas, pero me siento menos mal conmigo mismo al aclarar que podrían haber tenido un lugar acá.

 Bonus Track/DVD - The Woman: la retorcida mente del escritor americano Jack Ketchum (un tipo al que el propio Stephen King venera) se une a la oscura psique del director Lucky McKee para armar uns historia donde los recovecos más inhóspitos y peligrosos de la mente humana quedan al descubierto. No todos los monstruos viven en los bosques, y las mayores fechorías de la película las cometerá un aparentemente correcto abogado de familia que tiene más de un oscuro secreto en su patio trasero. Impecablemente interesante y peculiarmente violenta.

 Número 10 - Final Destination 5: La fatídica The Final Destination sería el colofón de esta saga sobrenatural. Irónicamente,  la película resultó un fiasco en calidad, pero fue la que mayor recaudación de las películas tuvo. Dos años después, Final Destination 5 llegó a los cines, y nadie daba un peso por ella... irónicamente, terminó convirtiéndose en la secuela más espectacular desde la primera entrega. Con una escena premonitoria extensa, dolorosa e impresionante (uno de lo saccidentes mejor orquestados de la saga) Final Destination 5 se encargó de desarrollar una trama interesante y llenar el metraje con muertes llenas de suspenso en situaciones cotidianas: ya nunca vas a mirar con los mismos ojos una rutina de destreza, una cirugía láser o una sesión de acupuntura. Cuando creí auqe ya estaba todo perdido, la saga ha ganado mi corazón nuevamente.

Número 9 - Rise of the Planet of the Apes: Nadie en su sano juicio pensaba que una precuela a la icónica Planet of the Apes funcionaría. Luego del mal sabor de boca que originó la remake de Tim Burton en 2001, los monos estaban fuera de escena, hasta que el simio Caesar dejó a todos callados con una historia en la que por una vez, el protagonista no es un humano, sino el villano. El trabajo de Andy Serkis dandole vida a Caesar es tan impresionante que están bogando para que le dan una chance en la próxima entrega de premios Oscar, chance más que merecida ya que se ha ganado el reconocimiento. Habiendo sido recibida unánimemente por el público y la crítica, las secuelas se están haciendo pedir... ¿será que las tendremos?

 Número 8 - Super 8: Si uno remueve de los créditos a JJ Abrams y lo pone a Steven Spielberg como director, nadie se daría cuenta del cambio, ya que Abrams ha logrado emular perfectamente lo que es el cine de aventuras del tío Steven con Super 8, un film lleno de nostalgia con claras referencias hacia el cine temprano de Spielberg. Las relaciones interpersonales entre los protagonistas y su familia encajan perfectamente con el misterio alienígena en el que se ven inmersos los jóvenes de turno, sumado a las tensas escenas de suspenso y las impresionantes escenas de acción, cortesía del incurable JJ. Si extrañás The Goonies e E.T, Super 8 te va a ahcer revivir esos momentos.

Número 7 - Paranormal Activity 3: Tras levantar polvareda con la primera entrega y dormirse en los laureles con la segunda, la saga paranormal más famosa de los últimos años regresa fuerte para volver en el tiempo y contarnos cómo se originó la terrible persecuta sobrenatural de la familia de Katie y Kristi. Fuerte en mitología y fuerte en escenas no aptas para cardíacos, Paranormal Activity 3 ocupa un digno lugar junto a la original en cuanto a escenas infartantes, ya que los quince minutos finales son lo más escalofriante que me toco ver este 2011.

Número 6 - Scream 4: Once años tardó en regresar la saga que pateó el tablero del género y se burló del mismo, pero acá estamos, el equipo a vuelto a las andadas y Ghostface se calza la máscara una vez más para atacar. Elevando la apuesta en esta nueva década, el nivel de autosuficiencia y de crítica hacia un género bastardeado por las remakes y secuelas, Scream 4 logra reírse de todas ellas y de sí misma sin perder el rumbo nunca y, quizás, con el/los villano/s con una agenda siniestra más que entendible. A medio camino entre la nostalgia de volver a ver al grupo de vuelta y la necesidad de darle un empujón más a la saga, Wes Craven y compañía han logrado la mejor secuela de la saga.

 Número 5 - X-Men: First Class: Los mutantes necesitaban una lavada de cara después del polémico capítulo final de la trilogía y de la tibia recepción que tuvo la historia en solitario de Wolverine. Nunca pensamos que obtendríamos tanto: First Class es una de las mejores historias de ciencia ficción del año, rellena de personajes que ya conocíamos pero puestos bajo otra luz, vistos desde otra perspectiva y conociendo sus costados más brillantes y también los más oscuros. Acompañando a este excelente estudio de carácter, tenemos una atrapante historia de aventuras y acción, en donde no faltan las lecturas de mentes, las ondas láser y el metal retorcido. La secuela, más que obligatoria.

 Número 4 - Drive: Una de las experiencias más inesperadas, hipnóticas y sugerentes que vi este año. Manejada (sic) por una inspirada y destructora actuación de Ryan Gosling,  Drive es una pequeña gran historia: tensa, arrítmica, particular, no hay palabras para expresar lo brillante que es esta película, y lo mucho que provoca en el espectador. Con un elenco muy bien conformado, el director Nicolas Winding Refn es una fuerza a tener en cuenta en Hollywood.

 Número 3 - The Help: Tomando como punto de partida la racia ocurrida en los años sesenta en Estados Unidos, el director Tate Taylor se inspira en el libro de Kathryn Stockett para ponerse en la piel de una joven escritora que se une a dos veteranas criadas negras para contar la historia de sus vidas y lo que significa ser criadas de los blancos. Con grandes dosis de humor y drama, The Help cuenta una historia de injusticias y desprecios con una mirada cálida y atenta y, claro, con las poderosas actuaciones de Viola Davis y Octavia Spencer, ambas material directo para los Oscars 2012.

 Número 2 - Bridesmaids: La comedia no es lo mío, usualmente paso de largo cuando estrenan una, pero Bridesmaids fue diferente, y para cuando transcurrieron los primeros diez minutos, ya estaba enamorado de ella. Quizás fue por la hilarante trama, quizás fue por la magnética interpretación de la fabulosa Kristen Wiig, pero además de ser LA comedia del año, y probablemente LA comedia de los últimos años, Bridesmaids se ha convertido en una de mis favoritas de todos los tiempos. Los diálogos son estupendos, los personajes secundarios son maravillosos (la robaescenas de Melissa McCarthy es simplemente indescriptible), las escenas de comedia están contrastadas soberbiamente con los momentos de drama, todo confluye armoniosamente en esta perfecta comedia.

 Número 1 - Harry Potter and the Deathly Hallows: Part 2: No sólo es el final de una extensa pero excelente saga, sino que es el final de algo más, algo simbólico: es el final de un viaje para mí como para millones de jóvenes que crecimos con la historia de un joven mago destinado a la grandeza. La segunda parte de este episodio tuvo un impacto mayor que la primera porque significó el final absoluto, y porque tuvo las escenas más esperadas que muchos ansiaban ver desde que terminaron el libro en 2007. Siete libros y siete películas nos trajeron hasta este final, una despedida emotiva, triste, llena de adrenalina y lágrimas. ¡Hasta siempre, Harry Potter!

Así que aquí estamos, llegamos al final de este conteo. Siéntanse libres de comentar, despotricar, insultar, remarcar y demases en los comentarios. Con gusto los escucharé a todos. Y esperemos que el Top Ten del 2012 no me sea tan difícil de elegir como lo fue éste.