sábado, 3 de marzo de 2012

Inframundo: El Despertar (Underworld: Awakening)

Año: 2012.
Género: Acción/ Ciencia Ficción.
País: Estados Unidos.
Duración: 88 minutos.
Dirección: Måns Mårlind y Björn Stein.
Intérpretes: Kate Beckinsale, Stephen Rea, Michael Ealy, Theo James, India Eisley, Sandrine Holt, Charles Dance, Kris Holden-Ried.

"Ha pasado más de una década desde que Selene y su amante Michael, híbrido entre humano y licántropo, derrotaran al Vampiro Mayor Marcus. En esos años la Humanidad ha descubierto la existencia tanto del clan de los vampiros como del de los licántropos y se ha lanzado a una lucha encarnizada para eliminar a ambas especies. Selene, capturada durante el genocidio, despierta de su letargo y se da cuenta de que se encuentra cautiva en un laboratorio herméticamente cerrado en Antigen, una poderosa corporación biotecnológica que se dedica a desarrollar la vacuna en contra de los virus que han creado a vampiros y licántropos.

 Selene se encuentra con que el mundo en el que una vez su raza se alzara orgullosa ya no existe y que su gente ha sido perseguida hasta el borde de la extinción y que los pocos supervivientes se ocultan bajo tierra. Rechazada por los clanes que aún quedan, Selene se enlista para apoyar a un joven vampiro, David, quien se une a ella en su sangrienta venganza contra Antigen, donde oscuras fuerzas conspiran para destruirla. Con sus tradicionales enemigos, los licántropos, otra vez en ascenso, incluso Selene parece no tener el poder suficiente para hacer frente a su más poderoso oponente: un superlicántropo alterado genéticamente."
Si te empalagaste  durante la boda y la eterna luna de miel de Bella Swan y el vampiro brillante en Breaking Dawn, despreocupate, que volvió Selene con ansias de sangre. Underworld: Awakening es el cuarto episodio de la saga popularizada por la encuerada Kate Beckinsale, que repite su papel luego de descansar en la tercera entrega (que fue una precuela, contando el origen de la batalla entre vampiros y licántropos) Con la nueva década la serie subió un cambio y aunque el estilo sigue siendo el mismo, algo ha cambiado, y puede ser para bien tanto como para mal...

Para adaptarse a las nuevas épocas, Awakening está hecha a las apuradas en 3D, entonces la historia poco importa: aunque la película acuse un guión a ocho manos, la trama es prácticamente nula y poco aporta al universo que retrata el film, aunque haya un hueco de doce largos años entre la última aventura de Selene y ahora la verdad sobre las dos razas batallantes esté a la luz el día (sic) para los humanos. El guión se encarga sencillamente de otorgar un poco de base para lo que es el claro atractivo de Awakening: la carnicería sin ton ni son.
 En las escasas pero de algun modo suficientes hora y cuarto que dura la nueva travesía de Selene, hay una historia con principio, nudo y pseudodesenlace (claro, siempre hay que dejar pie para una posible nueva entrega) Lo que importa a la hora de acercarse a esta propuesta es, primero, haber visitado alguna vez la saga anteriormente (no es un requisito fundamental, pero importa bastante para sacarle el mayor provecho a esta entrega) y por sobre todas las cosas apagar el cerebro para disfrutar de la brutalidad congelada de una Kate Beckinsale imparable y sanguinaria (hasta ahora, creo que es la entrega en donde se derrama más sangre de todas)

 Imposible pedir entonces que haya un desarrollo tangible de los personajes; aparte de sumarle puntitos a la historia de Selene, los nuevos personajes, a cargo de grandes actores siempre secundarios como Stephen Rea y Charles Dance (sip, el papá Lannister de Game of Thrones) tienen su cuota de pantalla que no agrandan ni ennegrecen en canon de la saga. El personaje detective de Michael Ealy trata pero no puede interesar con su triste historia de porqué se pondrá de lado de la vampiresa, es un personaje más; la que puede cambiarlo todo es la joven India Eisley, que tendrá un futuro en la saga (de seguir sacando películas, claro está)

 Los directores Måns Mårlind y Björn Stein tienen una sola película de habla inglesa nunca estrenada (Shelter, con Julianne Moore y Jonathan Rhys Meyers) por lo que no tengo en claro el estilo visual que utilizan los muchachos, porque a simple vista parece el tipo de proyecto para lanzarlos al mercado mundial en el cine de acción y ciencia ficción; el pro y el contra de esto es que su carta de presentación bien puede ser vista por el lado de un combo de acción y violencia truculenta sin par, y por el otro lado un pastiche de edición adrenalínica que no te deja ni pensar, apoyada en una historia muy pero muy ligera. No nos vayamos a los extremos, a todo el mundo les encanta una película de acción con un buen guión (Inception) pero cuando no hay solidez argumentativa (Sucker Punch) puede haber despliegue visual todo lo que quieras, pero no termina de enganchar al espectador, o cuando finalmente uno logra acoplarse a la narración, la película termina (como sucede con Awakening)

 Aquellos abonados a la saga verán en Underworld: Awakening un capítulo relleno de acción como ninguna película anterior, pero con una historia bastante floja que se hará notar incluso ante los menos exigentes; para el resto, es un festín de acción que dura lo justo y necesario para distenderse y, para cuando uno se de cuenta, ya ha terminado.


Calificación: B-